domingo, 14 de julio de 2013

RESTAURAR UN BOLSO VIEJO


Con el rincón de costura ordenadito después de la última guerra de hilos y trozos de tela del vestido rojo que os enseñé... hoy os voy a mostrar como restauré un bolso. 


Una amiga me preguntó si podía hacer algo con un bolso que le encanta pero que lo tenía algo hecho polvo......


La tela que recubría la cremallera y el asa se había pelado enterita! Así que fué a comprar una nueva y me dijo que hiciera lo que pudiera. 


Como no entiendo nada de telas no os puedo decir de qué tipo es esta, pero para que os hagáis una idea es ligera como una gasa y muy suave en su parte dorada. 


Primero le metí mano al asa: la medí a lo ancho y largo.
Como podeis ver, la tela se iba desintegrando con sólo mirarla!!!


Así que me puse el aspirador a mano para ir limpiando mi zona de costura. 


A continuación tome las medidas de la parte que recubre la cremallera. 


El bolso me parece precioso, la verdad es que valía la pena restaurarlo ¿verdad?. 



Trasladamos las medidas a la tela y cortamos. 


Como deshacer el bolso podía dar como resultado un verdadero desastre, decidí no tocarlo y coser la tela por encima de la que ya llevaba. Coloqué la nueva tela con alfileres, y doblándola hacia dentro para que quedase hecho el "dobladillo". 


Asa terminada! Para poder coserla bien, deslicé las arandelas que veis hacia un extremo y así poder dejarla libre, suerte que el bolso entero es muy maleable!

  
A continuación corté las otras dos piezas que van situadas a los laterales de la cremallera, y las coloqué en su lugar. En la foto de abajo podéis ver como he ido doblando la tela y situándola justo encima de la otra al borde de la costura original. Cosemos lo más pegado al borde que podamos. 


Aquí veis en detalle el resultado final. Si os fijáis bien, cerca de la cremallera hay pequeños trozos de la anterior tela, ningún problema....con ayuda de la punta del descosedor los fuí quitando todos. 


Un detalle: como ya os habréis imaginado, al coser la parte que recubre la cremallera nos queda una costura en el interior del bolso, cogiendo también el forro. En este caso, no hubo problema, ya que, a parte de que no se ve, tuve la suerte de que no pillaba el bolsillo interior que lleva el bolso. 


Y el resultado final....¿no ha quedado nada mal verdad? 


¡Animaros a restaurar ! ropa, bolsos y demás complementos...no por "viejetes" tienen que perder su uso, siempre podemos lavarles las cara y darles una nueva oportunidad. Esto que os he enseñado hoy es un buen ejemplo de ello.


Un besazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...